Software ERP en Español | Disponible para Latinoamerica
May 24
Published in Tecnología

2019, el año de la Facturación Electrónica en Colombia

Son muchos los cambios que afrontan las empresas como parte de las necesidades del mercado. Así que es vital implementar nuevas herramientas que optimicen los procesos. Eso ocurre actualmente con la Facturación Electrónica.

La facturación electrónica es un documento que brinda un soporte a las transacciones por la venta de bienes y/o servicios. Es decir, es un proceso que se gestiona a través de sistemas computarizados. Por eso ofrece soluciones informáticas, sin perder las características relacionadas con la expedición, recibo, rechazo y conservación de una factura, tal como se ha utilizado tradicionalmente.

Puede interesarte: Empieza a usar el sistema De Facturación Electrónica de SCAD

En Colombia esta nueva reglamentación fue presentada desde el año 2015. En ese momento la DIAN reglamentó el decreto 2242, el cual exige que todas las empresas a nivel nacional implementen la facturación electrónica dentro de sus procesos. Y como parte de funciones en Colombia, la DIAN es la entidad encargada de velar por el cumplimiento del uso de la facturación electrónica en el país.

Su implementación en Colombia es un paso con el que las autoridades buscan anticipar las situaciones de fiscalización o conductas que llevan a la evasión tributaria en el día a día. En ellas algunas veces se cometen errores o hay desconocimiento de la ley por parte de los comerciantes. Lo aclaran desde la DIAN por lo que, además, esta entidad extenderá hasta mitad de año los plazos para que los grandes contribuyentes actualicen sus sistemas a los requerimientos de la facturación electrónica, dependiendo de la actividad económica que realicen y los cronogramas que serán explicados por la autoridad tributaria.

Puede interesarte: Software Factura Electrónica MiNegocio – Colombia

Según la DIAN, alrededor de 450 mil empresas y comercios, entre compañías y personas naturales existentes en el país, deberán contar con el uso de la facturación electrónica el 1 de enero del 2020. Como parte de la actualización, se busca mejorar aspectos como:

  • Eficiencia en gestión documental
  • Cuidado y protección del medio ambiente
  • Consulta en línea
  • Facilidad en las transacciones
  • Mejora en la trazabilidad y la seguridad en las operaciones
  • Mejora en la gestión de cobro, procesos administrativos y ahorro en costo de impresión
  • Despacho y almacenamiento, entre otros puntos.

La puesta en marcha de la facturación electrónica demuestra que estamos en el momento oportuno para que las empresas se transformen. Así pueden generar mejores posibilidades de contacto con las necesidades de sus clientes, siendo la modalidad electrónica, una herramienta que presta la seguridad en la información y simplifica las operaciones diarias en todos los equipos de trabajo.